Los medios de comunicación, la belleza y la mujer.

La comunicación en general es una herramienta muy poderosa, puede modificar el mundo que habitamos para bien o para mal, puede derrocar gobiernos o poner personas al poder, puede modificar la percepción de las personas con respecto a la sociedad y los elementos que nos rodean hasta tal punto que la confusión y el miedo dominan el contenido de todas las redacciones, las fotografías, cinematografía, radiofonía, etc… Incluso las herramientas de expresión más personales parecen seguir una línea ideológica de algún tipo o rama. Queremos ser individuos pero es muy difícil separarnos de los conocimientos que incorporamos y esto nos afecta en todos los aspectos de la vida, incluidos en ellos los conceptos de belleza y mujer.
Es como fue siempre, las marcas de cremas, maquillaje, perfumes y jabones venden la idea de que el talle no lo es todo y la belleza trasciende toda imagen (aunque un cabello sedoso y brillante no puede hacer daño). Mientras que quienes venden indumentaria siempre van a destacar la figura relacionada al concepto de salud cuando en realidad están hablando literalmente de grasa corporal, hablarán de tener un estilo de vida activo con mucho movimiento, de que estar en forma es la clave que desencadenará el resto de los éxitos en la vida. Si bien es importante la propia percepción de belleza y comodidad cabe destacar que ningún logro verdadero parte directamente de estas preocupaciones, sólo son ansiedades que nos llevan a actuar de determinadas maneras siendo quienes comunican los primeros en entenderlo y preparar los elementos para poder explotarlo para realizar un trabajo.
De cualquier manera queda en cada uno de nosotros elegir nuestros propios valores, quizá no nos interesa la idea de que una mujer se realiza en el momento de tener un bebé o que su vida se basa en el mantenimiento y embellecimiento de la casa, de atraer y ser capaz de conservar a un hombre a quien servir.
En conclusión puedo dar únicamente mi propia opinión, la cual es que todos tenemos el poder de modificar para nosotros mismos lo que consideramos necesario. Queda en nosotros ser lo suficientemente críticos y sensibles de los elementos que nos rodean como para formar un juicio que nos ayude a construir algo productivo del mundo que nos rodea. De hacerlo mejor para y por nosotros, por uno mismo primero, pero también por todos. Último consejo: Cada mensaje que nos llega y validamos es un voto a favor de las cosas en las que creemos, o nos dejamos convencer de creer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Mujeres Y Maquillaje

Dale ME GUSTA para seguir leyendo y recibir las últimas noticias del momento