Estilo y belleza, tendencia top entre las mujeres de hoy.

Estilo y belleza, tendencia top entre las mujeres de hoy.

Vivimos en una época bombardeada por caos comunicacional. Si bien los mensajes se dirigen a quienes están dispuestos a escucharlo es cierto que no siempre lo que llega hacia el otro lado es un producto, un servicio, o evento en particular. Muchas veces la interpretación de una persona en situación vulnerable puede ser catastrófica tanto para el receptor como para quien envía el mensaje.
Me pregunto profundamente si realmente los peinados, el perfume, el maquillaje, los zapatos, el glamour, son valores fundamentales para entender lo que significa ser mujer, y me respondo que no. que cada quien toma sus propias decisiones, elige su manera de representarse a sí mismo y busca la comodidad para expresarse dentro de lo que el entorno permite en reglas generalizadas.
Entonces ¿Cómo es posible que el estilo resulte en modificar la percepción de belleza? Imagino un mundo en el que las etiquetas describen qué clase de estupefaciente contiene un producto para el cabello, dado que parece modificar la percepción de las cosas de una manera tan contundente.
Pienso en la superficialidad, como una herramienta de expresión, dejar salir las sensaciones interiores, modificar como la propia percepción de uno mismo. Y también me asusto un poco de pensar que usar anteojos hace a cualquiera parecer más culto e inteligente, temo por los libros convertidos más en accesorios que en fuentes de pensamientos que otras personas tuvieron, de versiones no confirmables de historias que nunca conoceremos.
Disfruto mucho de los objetos, de la actitud que puede traernos el invierno con todas sus capas de ropas coloridas, o brillantes, o negras, o todo junto. y a la vez temo de la influencia que eso tiene en nosotros.
Quizá deberíamos aprender, a expresar lo que somos sinceramente a la vez que reconocer las impresiones que una persona causa como simplemente eso, una impresión que nunca puede representar las complejidades tribulaciones de una persona completa, con su vida entera, sus problemas y cuestionamientos personales.
Queremos querernos, y queremos impresionarnos y ser recordados, pero no queremos engañarnos ni juzgarnos formando conceptos que en el fondo sabemos no representa lo que somos aunque a veces nos gustaría. Ya quisiera yo, verme como un ser intergaláctico salido de un video de David Bowie, sin embargo no lo soy ni tampoco quisiera vivir siempre así. En la ciudad no necesitamos nada de el estilo y no queremos ser diferentes, en todo caso adaptarnos a la norma.