Apunta estos tips de belleza para cuidar tu cutis antes de recurrir al maquillaje.

Apunta estos tips de belleza para cuidar tu cutis antes de recurrir al maquillaje.

De acuerdo con los datos aportados por varios dermatólogos especialistas, la mayoría de las
personas se equivoca al evaluar su tipo de piel lo que conlleva a utilizar productos de salud o
belleza que no son los correctos. Un cutis impecable se logra luego de un buen examen
dermatológico.






¿Crees que tu piel es grasosa? Haz la siguiente prueba: lava bien tu rostro y espera de dos a tres
horas. Si debajo de una luz intensa tu cutis luce brilloso, eres de la categoría de cutis graso. La
piel grasa se reconoce en particular por tener los poros abiertos, puntos negros y acné. Las
glándulas sebáseas producen demasiada oleosidad y le dan al rostro un aspecto engrasado. Para
mejorar tu situación debes usar lociones o jabones para pieles grasas a diario y geles pulidores al
menos tres veces por semana. Ten en cuenta que el cutis también se deshidrata, puedes utilizar
lociones o sueros ultralivianos.
Si tienes un poco de grasitud y un poco de sequedad, sigue estos pasos. Seguramente tu tipo de
piel suele sentirse más seca en invierno y oleosa en verano, la piel mixta presenta
simultáneamente áreas grasas y áreas de tipo de piel normal a seca. Los productos que se
recomiendan son: leche desmaquillante y una loción astringente en el área central del rostro para
eliminar el exceso de grasitud. Para la humectación utiliz fórmulas libres de aceite como cremas
de textura ligera o loción de doble acción.
La piel de tipo normal se ve uniforme y sin descamación, al tacto es suave y elástica, conviene
limpiarla con cremas livianas o emulsiones pero para su cuidado se deben evitar las fórmulas más
aceitosas. Conviene hacer exfoliaciones una vez a la semana y utilizar cremas espesas y
nutritivas por la noche.
La piel seca es de tipo opaco y con descamación blanquecina, al tacto es áspera y le falta
elasticidad. Suele ser la más dañada durante los cambios climáticos y cierto tipo de jabones con
pH ácido. Para su limpieza se recomiendan las emulsiones desmaquillantes, evitando jabones y
especialmente los productos exfoliantes.
No olvidemos las pieles sensibles: se irrita fácilmente, se inflama y enrojece fácilmente, incluso se
descama más rápidamente que otro tipo de piel. Se recomienda evitar las duchas de agua
caliente para no agravar estos síntomas. Los productos adecuados son los hidratantes y los
relipidizantes, que carecen de sustancias que pueden generar irritación o alergias cutáneas.
Para reforzar la humectación de tu cutis y reforzar el color, los bálsamos de belleza son la mejor
opción en maquillaje luego de saber qué tipo de cutis tienes.
Estas cremas de textura liviana, hidratan de manera similar a una crema y suavizan la piel como
un primer facial, disimulan imperfecciones como un corrector y cubren como una base. La mayoría
de estos productos contiene alta protección solar y agentes antioxidantes lo que retrasa el
envejecimiento prematuro de la piel. Se utilizan después de limpiar el rostro, aplicando una capa
fina y uniforme utilizando la yema de los dedos. Se puede usar como humectante o como base de
maquillaje muy sutil. La mayoría de las marcas tiene varias tonalidades para que elijas la que
más se adapta a tu color natural de tez.
Consulta a tu dermatólogo por tu tipo de piel y ¡a disfrutar! Que nada te impida resaltar tu belleza